Publicado: 8 de Octubre de 2015

Los mitos y leyendas populares mantienen que la erupción de los dientes en bebes es dolorosa.

No existe ningún argumento científico que avale esta creencia.

Ningún lactante o preescolar se queja de los dientes cuando emergen, y me dirán, que no saben hablar, en eso estamos de acuerdo; sin embargo a los cinco o seis años cuando se caen los dientes de leche y empieza la erupción de los dientes permanentes (mucho más grandes y afilados que los deciduos) ya saben hablar y no solo no se quejan si no que para la mayoría es una fiesta, porque viene el Ratoncito Pérez.

Es un hecho científico, contrastado y probado que crecer no duele.

En el primer año de vida hay muchos cambios fisiológicos que mantienen al bebe en un proceso constante de adaptación. Como orientación, aunque cada bebe tiene su ritmo, enumeramos algunos de los cambios:

  Alimentación, comienza con leche, se introduce a los 4 meses los cereales, a los 5 meses fruta, 6 meses verdura, 7 meses sólidos, (digestiones más pesadas y gases).

  Glándulas salivares, al nacer hay poca cantidad producida por la G. Sublingual, a los 4 meses comienza a funcionar la G. Parótida que produce más de la que puede tragar  (humedad constante que suele irritarles la piel),

  Motricidad, aprenden a coger cosas , meterlas en la boca, cambiarlas de mano, lanzarlas, sentarse, gatear… con sus consecuencias como golpes o heridas, etc. (que provoca que el bebe este mas irritado).

Aunque no es frecuente hay recién nacidos con dientes erupcionados (dientes natales) o que erupcionan al mes (dientes neonatales), sin mostrar los síntomas de dicho dolor y a otros no empieza la erupción hasta después del año y su comportamiento  es similar al de los bebes con erupción cronológica normal.

Causas por las que pueden llorar los bebes:

Hambre, frío, calor, pañal sucio, necesita eructar, quiere dormir, cólicos, gases, quiere explorar, puede estar incubando alguna enfermedad, algo le molesta (pliegue de ropa, botón, herida,  se ha dado un golpe), demasiada estimulación y esta abrumado, quiere que lo tengas en brazos, etc.

Entonces: ¿Por qué desaparecen todos estos motivos y se va al mito?         


   “le están saliendo los dientes”